¡Es hora de ser plenos nuevamente y vencer! ¡Enfoque de oración de 28 días!

Estimados que van avanzando:

Todos vamos hacia una nueva era y nos movemos hacia un nuevo lugar en el Señor.  La semana pasada, traté con muchas personas que habían experimentado un tremendo trauma y continuaban experimentando circunstancias difíciles. Mi primer pensamiento fue: “Necesito ayudar a las personas a superar el trauma”.  Sin embargo, esta mañana el Señor me habló y me dijo:  “Necesitas ayudar a las personas a ser plenas nuevamente. ¡Este es un tiempo en el que Mi pueblo debe crear un espíritu de superación!” Si no pudo unirse a nosotros el domingo, asegúrese de ver la repetición por tiempo limitado donde Robert Heidler y yo ministramos en  “¡Desarrollando un Espíritu Vencedor!”

Vencer significa conquistar; lograr; someter (vencer a los enemigos en la batalla); superar; superar; volverse mejor que (superar dificultades u obstáculos); dominar; ser victorioso.   Hay muchos conflictos por delante para cada uno de nosotros.  El conflicto está relacionado con la resultante “guerra del cambio” que encontramos mientras avanzamos hacia el plan del Reino de Dios.  Por lo tanto, el Señor está trayendo nueva fuerza a nuestro hombre espiritual.  Recuerde, no caminamos de acuerdo con la carne, sino según el Espíritu (Rom 8:4).

Un llamado a ser plenos
Cuando entregamos nuestra vida al Señor, por lo general estamos fragmentados en nuestra alma con pedazos de nuestra vida esparcidos aquí y allá. El poder de la dispersión está vinculado con una maldición que tiene derecho a operar debido al pecado y la iniquidad en nuestra vida. Cuando pecamos, los pedazos de la persona que Dios quiere que seamos se quedan atrás, conectados con el tiempo en que erramos al blanco y actuamos en nuestra propia fuerza. Intercambiamos pureza, bendición, salud, todo o una parte del plan perfecto de Dios para nuestras vidas por un momento cuando algo de menor importancia satisface temporalmente nuestro deseo. Por lo tanto, partes de la persona completa e íntegra que debemos ser, estar están esparcidas a lo largo de los caminos de nuestras vidas en cada lugar donde la tentación nos llevó al pecado.

Aunque en el mundo occidental tendemos a segmentar nuestras vidas en físico, mental y espiritual (o cuerpo, alma y espíritu), el hecho es que una cosmovisión bíblica adecuada es la de una persona unificada y completa en la que estas partes no son entidades separadas, sino que están interconectadas. 1 Tesalonicenses 5:23 dice, “Ahora, que el mismo Dios de paz os santifique completamente; y que todo tu espíritu, alma y cuerpo sean preservados sin culpa hasta la venida de nuestro Señor Jesús.” Aquí vemos que el interés de Dios en santificarnos no se limita sólo al ser espiritual de un individuo, sino que Él desea ver a toda la persona en plenitud. El concepto de tratar con una persona de manera holística no se originó en el Lejano Oriente o en el pensamiento de la Nueva Era; se originó en Dios.

E. Anthony Allen, en el libro Transforming Health editado por Eric Ram, afirma: “Las formas en que las personas piensan, sienten, se relacionan y manejan sus estilos de vida pueden mutilar e incluso matar. Pero la sanidad divina y la esperanza renovada pueden trascender los procesos normales de sanidad. El perdón divino, la reconciliación, la liberación, la restauración y la renovación traen sanidad. Donde Dios reina hay sanidad. Volver a estar plenos no viene por ‘ser tratado’ sino por “ser sanado”.

Preguntas clave para estar plenos

Estos 28 días son un tiempo para volver a estar en plenitud y superarse.  Aquí hay varias preguntas para meditar al comenzar y continuar este viaje a través de este enfoque de oración:

  1. ¿Qué necesita ser cambiado y transformado en tu vida?
  2. ¿Qué estás tratando de cambiar y transformar en tu vida?
  3. ¿Estás tratando de transformar esa “única cosa” para que toda tu vida refleje Su gloria en una medida mayor?
  4. Prioriza y enumera los 10 cambios principales que deben ocurrir en tu vida.
  5. ¿Estás guerreando contra el enemigo de tu alma para lograr estos cambios?  (Tienes un enemigo que se te opone).
  6. Estamos llamados a cultivar, aumentar y multiplicar nuestra esfera.  ¿Cuál es tu plan para la multiplicación? 
  7. ¿Quieres ser pleno?

A menudo, Jesús hacía la pregunta: “¿Quieres ser pleno?”  Es por eso que después de su respuesta de fe, Él diría, “Tu fe te ha hecho pleno. ” Cuando Él sana, Él también restaura. La restauración es un proceso holístico. Sólo Dios tiene el poder de reunir las piezas dispersas de nuestras vidas y traerlas de vuelta a la totalidad.  Eso es parte de lo que pasó en mi vida. Cuando el Señor dijo: “Te restauraré todo lo que has perdido”, entré en un proceso de intercambiar mi vida fragmentada por la integridad, al ser hecho entero, que me da el poder para obtener todas las bendiciones espirituales que Dios había almacenado para mí en los lugares celestiales. Mi cuerpo, mi alma y mi espíritu entraron en ese proceso.  La recuperación produce restauración, la cual a su vez produce multiplicación.  El siguiente enfoque de oración de 28 días te ayudará a avanzar en este viaje.

¡Sé pleno nuevamente y vence!

Día 1:  Memoriza y medita en 1 Tes. 5:23. “Ahora que el mismo Dios de la paz os santifique por completo; y que todo tu espíritu, alma y cuerpo sean preservados sin culpa hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo”. Declara que tu cuerpo, alma y espíritu entrarán en el proceso de llegar a estar en plenitud.  

Día 2: Lee Lucas 18:35-43. ¡No pierdas tu momento para clamar por misericordia!  Cuando el Señor te pregunte qué puede hacer por ti, presenta tu petición sin disculparte. 

Día 3: Lee Juan 5:1-17 y memoriza el versículo 17.   El Señor conocía la condición del hombre. Él conoce tu condición.  La pregunta que él hizo fue:  “¿Quieres estar bien (ser hecho pleno)?” Sin embargo, el hombre comenzó a explicar su condición en lugar de responder a su pregunta. Deja de explicar y sólo recibe. 

Día 4:  Lee el Salmo 16 y Hechos 17:24-28. Muchos de nosotros hemos pasado por el trauma.   La clave para superar el trauma es restablecer tus límites.   En primer lugar, el Señor sabe dónde estás.  Él predestinó tu tiempo y lugar.  En tus límites restablecidos, debes comenzar a gestionar todos los estímulos de una forma nueva y fresca.  Cuando El plantó el Jardín, su intención era que el Jardín se extendiera y tomara la tierra.  No hagas tus límites demasiado grandes hasta que proceses cada área de dolor y trauma.  Vigila cuidadosamente toda cosa que entra en tus límites.  Él está muy cerca de ti – puedes aferrarte a Él y encontrarlo.

Día 5: ¡Dios tiene un plan para ti!   Medita en Is. 55:8-11. Sus caminos no son tus caminos. Memoriza Jer 29:11.   Pide que la esperanza se levante en tu corazón. 

Día 6: Lee Romanos 8. Medita en Fil. 4:7. Permite que el Espíritu del Señor renueve y transforme tu mente.  Habla en voz alta a tu atmosfera. Rom. 12:1-2.

Día 7:  Abraza el poder de la restauración.   Lee Joel 2. Él puede quitar todas las maneras en que las langostas te han disminuido.   Él puede restaurar completamente toda tu pérdida.  Permítele que traiga de vuelta lo que necesitas para tu futuro. 

Día 8: ¡Tienes futuro!  Deja que el Señor recree tus expectativas.   Memoriza Prov. 13:12 y Prov. 10:28-30.   Pídele al Espíritu de Dios que haga que la esperanza surja dentro de ti.

Día 9: Lee Fil. 3:10, Rom. 5:18, y memoriza Rom. 8:1. Rompe el poder de la condenación y de la auto lástima.  El enemigo condena.  El Espíritu Santo convence de pecado.  Durante tu prueba, el enemigo te recordará todo lo que has hecho mal.  También te hará lamentar de que tengas que soportar esto.  El Espíritu Santo vino a consolarnos y a convencernos de pecado.  Bendice al Espíritu Santo.  Pide una nueva llenura de Su gracia.  Pide una activación de los dones dentro de ti que son más poderosos que cualquier palabra que el enemigo pueda decir. En medio de tus heridas y vacío, el Espíritu Santo está listo para llenarte de una forma nueva y fresca. 

Día 10:  Memoriza y media en Proverbios 18:14. “El espíritu de un hombre lo sostendrá en la enfermedad, pero ¿quién puede soportar un espíritu quebrantado?”   Un espíritu quebrantado ocurre cuando las dificultades de la vida aplastan nuestra capacidad de resistir.  Sin embargo, Jesús vino a sanar nuestros cuerpos, así como el alma y el espíritu.  Elige abrazar Su deseo de que vuelvas a ser pleno.

Día 11:  Memoriza y medita en 1 Juan 3:8. “El que peca es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. Para este propósito se manifestó el Hijo de Dios, para que él pudiera destruir las obras del diablo.” Yeshúa no se desvió de Su llamado.  Pide Su Sabiduría y Revelación para vencer los planes del enemigo. 

Día 12: Lee Marcos 5:25-34.  Siempre habrá una multitud de entre la cual uno tendrá que abrirse camino. Esta mujer estaba desesperada, y el Señor la reconoció y la liberó de su temporada pasada.   Presiona, abre camino y tócalo para comenzar tu próxima temporada de integridad. Lee Lucas 17:11-19.  No te detengas de pedir sólo misericordia.  Sé como el único leproso que regresó al Señor con gratitud por su sanidad y fue hecho entero.   Lee Lucas 7:36-50. Cuando te perdonan mucho, amas mucho.  Tómate un tiempo para expresar tu amor al Señor por todo lo que Él ha hecho por ti. 

Día 13: Lee Mateo 8:5-13. La fe está vinculada con la autoridad.  En la medida en que nos sometemos a la autoridad que Dios ha puesto en nuestras vidas, nuestra fe tiene la oportunidad de estirarse y fortalecerse.  La fe es el agente de superación que el pueblo de Dios tiene en esta tierra.  Revisa tus estructuras de autoridad y tus respuestas a las preguntas anteriores. 

Día 14: Lee y meditar en 1 Corintios 13:12-13. Los animo a leer esto en diferentes traducciones. Yeshúa vino por amor, y el Reino se estableció entonces sobre ese amor. Todo lo  que el Señor hace se basa en Su amor. Sin nuestro amor por Él y los demás, nuestra visión sufre. Pídele al Espíritu de Dios que te llene de nuevo para que elijas buscar el amor en toda tu superación. 

Día 15:  Lee Jeremías 1. No tengas miedo de las voces que pretenden prevalecer en contra de ti.  ¡El Señor te está dando una fuerza divina que ningún poder hostil puede vencer!

Día 16: Lee Juan 12:35-36. Memoriza y medita en Romanos 12:21.  No permitas que la oscuridad te  supere. Camina en la luz y vence el mal con el bien.   Declara que tu postrer estado será mayor que el primero.

Día 17: Me encantaría animarte a leer el libro de Santiago.  Asegúrate de meditar en Santiago 4:6 y memorizar Santiago 4:7. Nunca olvides que tienes un enemigo, un adversario, el diablo, que no juega limpio.  Sometete a Dios, resiste al diablo, y él debe huir. 

Día 18:  Lee 1 Juan 4, y memoriza el versículo 4. Declara que eres de Dios, y El que vive en ti es más poderoso que el que está en el mundo. 

Día 19:  Lee Apocalipsis 2 y 3. Lee en voz alta las promesas para los que vencen. Ahora lee Apocalipsis 12 y memoriza el versículo 11.  Un testimonio vence al diablo, y sale de tu boca por el Espíritu de Dios con el poder de desmantelar demonios. El enemigo seguramente no quiere que la circunstancia en la que estamos se convierta en un testimonio; si ocurre un testimonio, entonces el poder de superación de la naturaleza de Dios dentro de nosotros lo desplazará y derrocará la estrategia del diablo dentro de nosotros a partir de ese día.  Confirma tu elección de soportar el conflicto para que tu testimonio de victoria esté asegurado. 

Día 20: Lee Hebreos 4. Hoy es un día para que ustedes guerreen para entrar en Su descanso.  No te detengas hasta que llegues al trono de la gracia y obtengas misericordia para tu tiempo de necesidad. 

Día 21: Lee Santiago 4 y memoriza el versículo 7. Después de que el segundo de nuestros gemelos muriera, escuché a Pam compartir una de las cosas más impactantes que he escuchado. Ella había sido cuestionada sobre cómo podía estar tan bien después de la pérdida, y ella dijo:  “Si hay algo que he aprendido en mi vida, es que cuanto más rápido me someto a la mano de Dios, más rápido puedo resistir al diablo. He elegido someterme a la mano de Dios en esta circunstancia. Y al someterme a la mano de Dios, Él me dará la capacidad de vencer al enemigo, de tal forma que la doble porción que ha sido robada sea devuelta.” ¡Elige someterte y recibir la unción de un vencedor!

Día 22: Lee números 13 – 14:38. Josué y Caleb estuvieron entre los que espiaron la tierra y eligieron creer en la promesa del Señor.  No temas a los gigantes que se te oponen.  ¡Declara que tus gigantes se convertirán en tu pan!

Día 23:  Lee Josué 1. Sé fuerte y de buen coraje como Josué.  No temas pisar nuevos terrenos y declarar que prosperarás en cada área de tu ser.   Lee Josué 14:6-15. Contiende por tus promesas como Caleb.  Estaba tan fuerte para la guerra a los 85 años como lo era a los 40.  ¡Declara que expulsarás a tus enemigos como el Señor ha dicho!

Día 24: Lee Proverbios 31. Esta mujer no sólo ejemplifica a la esposa virtuosa, sino también a la Novia de Cristo.  Estamos llamados a ejemplificar la excelencia, el valor moral, la capacidad, la nobleza y la sabiduría en acción.  ¡Decreta que estás desarrollando tu identidad sobrenatural y vencedora!

Día 25: Lee Daniel 6. Daniel es uno de mis líderes favoritos de la Biblia.  Tenemos que ser como él si queremos lograrlo en los próximos días. Daniel tenía un espíritu excelente, y permitió que su carácter fuera probado.  Al igual que Daniel, podemos desarrollar espíritus excelentes al permitir que nuestras mentes se transformen para reflejar la cultura del Reino del que somos parte.  Elige ser apartado y representar el deseo del Señor en esta batalla terrenal.

Día 26: Lee 2 Corintios 10 y 11, 2 Timoteo 4:1-8. Pablo calculó el costo y aún así eligió seguir al Señor hasta el final.  El mismo Espíritu Santo que lo empoderó a él para pelear la buena batalla también te permitirá terminar tu carrera.  Pídele al Señor que te llene con Su poder para vencer y presionar hacia tu nuevo lugar en Él.    

Día 27: Lee Isaías 40:25-31 en voz alta. El Dios de Israel empodera a los débiles y da fuerza a los que no tienen poder.  Espera en el Señor y observa cómo Él te levanta.  ¡Declara que correrás y no estarás cansado, y caminaras sin desmayarte!  Memoriza y medita en  Hebreos  12:12-13.  ¡Habla a tus manos y rodillas y diles que están siendo fortalecidas para que avances en tu camino de victoria!

Día 28: Lee 2 Cron. 20. A través de la palabra del Señor, obtenemos estrategia para superar el plan del enemigo.  No desmayes frente a lo que se te opone, porque la batalla no es tuya sino del Señor.  ¡Levántate con un canto de alabanza y declara que Su misericordia perdura para siempre!  Él te enviará a superar todo bloqueo. 

No importa cuando recibas este enfoque de oración de 28 días, ¡comienza el primer día y entra en este tiempo para estar entero de nuevo y vencer!

Bendiciones,

Chuck D. Pierce

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest
X