The Blood War: 21 Days of Intense Treatment (Including a 21-Day Prayer Focus) La Guerra por Tu Linea Sanguínea: 21 Días de Tratamiento Intenso

La Palabra de Dios está viva, llena de poder y es como una espada, que divide el alma de una persona de su parte eterna, el espíritu. Como resultado de este increíble poder, la Palabra hace que nuestro corazón cambie. Creo que este cambio es tanto espiritual como físico. Romanos 10:17 dice: “Entonces, la fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios”. La estrategia más efectiva de Satanás es evitar que escuches lo que Dios tiene que decirte. Él sabe que cuando la voz de Dios entra en ti, penetra profundamente en tu médula ósea y re-ordena las estructuras celulares dentro de tu cuerpo. Sabe que tiene un efecto poderoso en el flujo sanguíneo dentro de tu cuerpo. Cuando la Palabra de Dios entra en nosotros con éxito, cuando permitimos que se almacene en nuestro corazón y desarrolle nuestra forma de pensar, nuestro sistema sanguíneo comienza a purificarse. El Espíritu de Dios literalmente comienza a invadir nuestras estructuras sanguíneas.

El domingo por la mañana, el Señor dio una palabra inusual acerca de Su Sangre penetrando en nosotros:

“Te estoy haciendo pasar por 21 días de tratamiento intensivo. Mi sangre se pondrá más caliente que la sangre que corre por tu cuerpo y, por el Espíritu, comenzará a encontrar células que no se han encontrado. Estos próximos 21 días será un tiempo de tratamiento divino e intenso. Viene un tratamiento intensivo de 21 días a Mi pueblo. ¡Estoy a punto de hacer algo en ti en estos próximos 21 días que es diferente a lo que se ha hecho antes!”

Día 1: Lee el Salmo 139, Efesios 2. Que el Señor te  muestre quién eres en Él.  Tú eres ORIGINAL, ¡porque asombrosa y maravillosamente has sido hecho! Da gracias porque te formó en el vientre de tu madre. ¡Pasa el día ALABÁNDOLE ! Medita y declara 1 Ts. 5: 16-24. ¡Decreta que todo tu espíritu, alma y cuerpo serán santificados!

Día 2: Canta o alaba con el Salmo 23. Ponte de acuerdo con Dios para la restauración de tu alma. El ALMA está relacionada con la “respiración”. Alma se refiere a toda la naturaleza interior y personalidad de una persona. Lee Dt. 26: 16-19. Declara que serás puesto en alto, en un nuevo lugar con un sello que dice “ESPECIAL”. Decreta vida y vida en abundancia. Lee y subraya Mateo 6:25, Lucas 12:22, Juan 10:10.

Día 3: ¡Pide al Señor que PURIFIQUE tu corazón! Declara que el lugar en donde se afianzan tus sentimientos, deseos, afectos y aversiones estará alineado al Espíritu Santo. Lee las bienaventuranzas en Mateo 5: 1-12. Pide al Señor que envíe ayuda o rescate a tu alma para que puedas alcanzar un final más efectivo. Declara que tu “fin” será mejor que tus comienzos. Lee Hageo 2. Pide al Señor que tu alma comience a prosperar en una mejor manera. Lee 3 Juan 2; Santiago 1:21; 1 Pedro 1: 9. Ahora pide al Señor que te haga “ver”. Los de limpio corazón LE VEN (Mt. 5: 8).

Día 4: Memoriza Pr. 18:14. Pide al Señor que trate con cualquier manera en la que el espíritu del mundo pudiera haber molestado o influido en tu espíritu. Da gracias a Dios porque eres un ser espiritual y vivirás eternamente con Él. Si no tienes esta seguridad, detente y pide al Señor que remueva cualquier duda en ti. Recibe la limpieza a través de Su sangre. Lee Hebreos 9. Pide al Señor que limpie tu conciencia y la restaure a su plena autoridad trabajando en ti. Pide al Señor que renueve tu comunión con él. Toma la “Santa Cena” con Él. Tu espíritu es esa parte de ti que está relacionada con la adoración y la comunión divina. Lee y subraya 1 Co. 16:18; Job 32:18; PD. 51:10; monte 11:29; 2 Co. 7: 1; 1 P. 2:11; Sal. 77: 6; 1 P. 1: 8-9; Is. 26: 9; Ro. 8:10; Ef. 4: 4; y Stg. 2:26

Día 5: El CUERPO es la parte más baja del ser trino del hombre en donde residen el alma y el espíritu. Honra al Espíritu Santo que ha elegido morar dentro de ti. Lee 1 Co. 6: 19-20; 2 P. 1: 13-14. Da gracias porque tu cuerpo es suyo. Lee Ro. 6: 13,19. Entrega cada uno de tus miembros, uno por uno, a Dios como instrumentos de justicia, en lugar de entregarlos a la iniquidad. Si hay alguna parte de tu cuerpo que no funciona correctamente, pide al Señor que la sane y la limpie específicamente. Incluye cualquier órgano que tú sepas que ha sido afectado por el pecado. Lee Romanos 7 y declara que la “deuda” del pasado ha sido erradicada.

Día 6: Lee Isaías 58: 5-12. Deja que Dios elija un ayuno para este día. Declara un antes y un después. Declara que la sanidad  comenzará a abrirse paso. Pide al Señor que Su gloria ponga una guardia detrás de ti. Pide al Señor que ajuste cualquier detalle en todo lo que has logrado durante el año. Pide al Señor que te dé sabiduría acerca de cómo rectificar cualquier problema para que puedas avanzar rápidamente. Lee Ro. 8. ¡Agradece porque has sido adoptado por Él y porque Su sangre fluye a través de ti para restaurarte!

Día 7: Lee Isaías 52: 1-6. Este es un llamado a despertar a la plenitud de su plan redentor. Libérate de cualquier cautiverio. Encuentra tu lugar en su morada y permanece allí. No habites en tus derrotas y pecados del pasado. Vístete del vestido nuevo de victoria.

Día 8: Lee Mateo 12. Concéntrate en los versículos 43-45. Pide a Dios que te llene con su glorioso Espíritu para que puedas obtener la victoria. Declara que saquearás el campamento enemigo y tendrás una restauración siete veces mayor. Ponte de acuerdo con Dios en que una vez que hayas sido liberado de algo, tu liberación está asegurada y ninguna otra fuerza podrá alcanzarte. Lee Marcos 4. Declara que su semilla prosperará. Grita: “¡No voy a dar marcha atrás!” Pide al Señor tu próxima medida de fe.

Día 9: Lee los Salmos 39, 66 y 80. Él ha medido tus días. Por lo tanto, nunca debes permitir que el enemigo te robe tu plenitud. Declara que todo el tiempo perdido será restaurado. Agradécele por las pruebas que estás atravesando. Aunque estés siendo estirado, serás engrandecido. Agita tus fuerzas y grita: “¡Restaura!”

Día 10: Lee Isaías 40. Permite que el Señor te consuele por tus errores y pérdidas del pasado. Rompe con la batalla que estás atravesando actualmente y comienza a ser pionero en el camino hacia tu próxima medida. Pide un viento fresco o un nuevo aliento del Señor. Observa el poder de la omnipotencia de Dios al comparar su excelente conocimiento en las naciones de la tierra.

Día 11: Lee Ezequiel 47. Nota que el río sube y dondequiera que el río corre allí hay sanidad. Sin embargo, debemos pedirle al Señor que nos lleve más profundo de donde estamos en este momento. Deja que Él aumente la medida del río en tu vida.

Día 12: Lee Zacarías 2-4. Pide al Señor que traiga una nueva medida de ensanchamiento sobre tu vida para que pueda liberarse una nueva medida de gozo. Pídele que abra tus ojos a la actividad angelical que te rodea. Debes saber que toda montaña puede ser quitada a través de una nueva medida de Su Espíritu.

Día 13: Lee Lucas 6 y Romanos 12. Observa cómo Jesús nos enseñó a amar y a dar. Este se convierte en nuestro camino hacia lo milagroso. Pide al Señor que comience a pavimentar ese camino de una manera diferente para ti. Pídele su poder transformador y renovador para conquistar tu mente. Pide al Señor que te motive de una nueva manera para que tu fe pueda operar con una nueva medida. La fe obra por el amor. Profetizamos según nuestra fe. Al profetizar tu visión provocas que haya un rompimiento.

Día 14: Lee 2 Corintios 10 y Efesios 4. Pide al Señor que te dé entendimiento de la guerra a tu alrededor. Revisa tus conexiones apostólicas y las esferas de autoridad con las que estás alineado.

Día 15: Lee Marcos 6, 7 y 10. Las cosas están cambiando rápidamente. No permitas que el rechazo te impida avanzar en el plan que Dios tiene para ti. Estamos entrando en una época de cambio de liderazgo. Por lo tanto, el Señor está creando una nueva medida de fe y demostración en aquellos que avanzarán en los propósitos de Su Reino. Está cultivando un clima de fe para sanidades y milagros. Debemos desarrollar una mentalidad que diga, “¡Con Dios todo es posible!”. A medida que encontremos nuestro nuevo lugar de servicio por la fe, repentinamente, Él manifestará muchos cambios.

Día 16: Lee Hechos 16 y Hechos 22. Escucha atentamente tu llamado macedonio. Dios está sacudiendo las cosas a nuestro alrededor para que podamos avanzar. Si percibes que está bloqueado o estancado, pide al Señor que envíe un sacudimiento y observa cómo la tierra comienza a moverse. Observa cómo todas las cadenas comienzan a romperse y las entradas bloqueadas comienzan a abrirse.

Día 17: Lee Lucas 18, Mateo 19, 1 Juan 1 y 2. Mira cada lugar estrecho en tu vida y decreta que serás ungido para atravesar a tu nuevo lugar de ensanchamiento.

Día 18: Lee Números 13, 14, 16, 17 y 20. No permitas que la incredulidad y el miedo prevalezcan en tu visión. Pide al Señor que te permita ver de una nueva manera. No permitas que los celos, la rebelión y las acusaciones te cieguen haciéndote semejante a los del campamento de Coré: la tierra se abrió y se tragó al pueblo, y Dios envió una plaga. Pide al Señor que quite estos espíritus de muerte del Cuerpo de Cristo. Debemos siempre tener cuidado en nuestra actitud y acciones hacia el liderazgo y, aunque no estemos de acuerdo con ellos, debemos hacerlo de la manera apropiada. Debemos reconocer y tratar con todos los ciclos que involucran relaciones rotas con los líderes. En el desierto de Zin, el pueblo se quejó contra Moisés y Aarón porque no había agua, pero en lugar de seguir las instrucciones de Dios de hablarle a la roca, Moisés se enojó y la golpeó. Este fue el único caso después de salir del Sinaí en donde Dios no juzgó al pueblo por sus quejas, sino que juzgó a Moisés para que no pudiera entrar a la tierra de la promesa. Pide al Señor que rompa los viejos ciclos de ira que te han mantenido cautivo y te han impedido cruzar a la plenitud de Su plan. El espíritu de Moisés se enojó, impidiéndole revelar el modelo del cielo de Dios. Pide al Señor que te impida reaccionar incorrectamente. No permitas que la siguiente pregunta sea tuya, “¿Por qué nos has sacado de Egipto para dejarnos morir en el desierto?” ¡Eso maldijo su futuro! Declara que tendrás un espíritu “diferente”, como el de Josué y Caleb.

Día 19: Lee Números 22-25 y 31. Observa las maldiciones desde fuera del campamento: Balac contrata a Balaam para maldecir a Israel, pero no tiene éxito. Observa la idolatría y la inmoralidad dentro del campamento: Ten cuidado con los espíritus seductores. Cuando Balac no tuvo éxito en maldecir a Israel, los tentó con idolatría e inmoralidad. Esta fue una nueva prueba. Fracasaron y Dios envió una plaga. Pide al Señor que te libere de los espíritus seductores. Dios ordenó a Israel que acabara con todos aquellos que los habían seducido y los habían hecho estar de acuerdo con la idolatría y la inmoralidad. Israel luchó y ganó, pero no ejecutó toda la venganza que Dios había ordenado. Tomaron para sí el botín y todo lo saqueado que el Señor había ordenado que tenía que ser destruido, pero Moisés les hizo ejecutar toda la venganza de Dios. Una victoria parcial no es suficiente en este tiempo. Este es el momento de entender la frase “destruir por completo”. Hay ciertas cosas a las que el Señor está negando acceso en nuestra siguiente etapa. Decide dejar ir todo lo que el Señor te pide que dejes atrás.

Día 20: Lee Hebreos 4 y 12. No vivas en el pasado, esto solo conduce al remordimiento y la amargura. Si ya te has arrepentido, la gracia de Dios cubrirá los pecados y fallas del pasado. Deja que tu pasado sea podado y en lugar de ser una libación amarga, te convertirás en una libación dulce para el Señor. Medita en Oseas 2:14-23. Abre tu puerta de esperanza. Entiendo que hay esperanza en tu valle de Acor. Pide al Señor que abra esa nueva puerta de esperanza. Pide al Señor misericordia. Renueva tu pacto con él. Siente cómo el cielo y la tierra se ponen de acuerdo y el vino nuevo y el aceite fluyen sobre ti.

Día 21: Lee los Salmos 4, 16 y 110. Permite que el Señor te aparte para el futuro. Deja que surja un nuevo gozo y alegría. Declara que dormirás en paz y te sentirás seguro en la presencia de Dios. Pídele que asegure tu noche y abra tu mañana con una nueva perspectiva. No le temas a ese poder que aparta que Él está trayendo sobre tu vida. El canto de gloria en ti pudo haber sido bloqueado, pero hay un viento de liberación. Es posible que tu sangre se haya movido lentamente, pero ahora está cantando un cántico  de liberación. Tu sangre y tu gloria están despertando y cantarán una nueva canción. Dile a tu carne que descanse en la esperanza porque tu sangre está despertando a Su voluntad. Su Palabra está llena de fuego y está quemando la pasividad que ha resistido Su movimiento en ti. A través de Él, ganarás la guerra contra tu carne y despertarás la gloria en tu sangre.

Bendiciones,

Chuck Pierce

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest
X